PUBLICA COMPLETAMENTE GRATIS

SOLO BASTA QUE NOS ENVIES UN MAIL A NUESTRO CORREO ELECTRONICO CON TU CLASIFICADO Y FOTOGRAFIA....YA SEA POR VENTA,BUSCA NOVIO (A),EXTRAVIADO O SI SOLO DESEAS ENVIAR UN ARTICULO CON LO QUE REPRESENTA TU MASCOTA PARA TImailto:mascotasconcentidas@gmail.com
Google

sábado, 4 de agosto de 2007

Maternidad: mi gata va a ser mamá


En general, las gatas pueden tener unas 3 gestaciones en el año con 4 o más gatitos por parto y un período de gestación media de 65 días, con un intervalo de 64 a 69 días, sin que exista diferencia de unas razas a otras.
Se debe tomar en cuenta que las camadas numerosas acortan la duración de la gestación.
La gata no cambia sus hábitos sino hasta uno o dos días antes del alumbramiento, se muestra nerviosa, pide que le hagan cariño y sigue a su amo a todos lados.

El período de gestación:Durante la gestación los fetos se desarrollan a partir de los nutrientes que toman de la madre a través de la placenta. Sin embargo, llega un momento en que las altas necesidades que tienen no se satisfacen por completo.En este momento los fetos empiezan a sufrir estrés.
El mecanismo estresante más importante es la falta de oxígeno. Es entonces cuando se liberan al torrente sanguíneo las hormonas características de toda situación de emergencia, fundamentalmente cortisol. Este hecho provoca que se produzca en la madre un cambio hormonal de manera que deja de producirse la progesterona u hormona femenina mantenedora de la gestación. Así pues, son los gatitos los que desencadenan su propio nacimiento cuando ya no pueden continuar viviendo en el vientre de la gata.

El parto:Una semana antes del parto la temperatura corporal (medida en el recto) comienza a descender hasta situarse en 37-38 C. La temperatura rectal desciende a menos de 36 C (y con frecuencia a menos de 35,5 C) aproximadamente de 8 a 24 horas antes del parto. Científicamente, el parto se define como el conjunto de fenómenos que tienen como consecuencia la expulsión del o de los fetos y de los anexos fetales en una hembra que ha llegado al término de su gestación.
Antes del parto, la gata buscará un lugar tranquilo y cálido en el que dará a luz, por ello es recomendable prepararle con anticipación una caja de tamaño mediano, de bordes bajos, que contenga trapos suaves y limpios que posteriormente se deben desechar.
El parto va precedido por una creciente agitación. Comienza por la rotura de fuentes y por la aparición de las contracciones. Generalmente el primer gatito nace al cabo de una hora, los demás nacen con un intervalo variable que puede oscilar entre diez minutos y varias horas.
Como norma general el parto se divide en tres fases:
1. Fase de relajación y dilatación del cuello uterino.
En las gatas esta fase suele durar unas 24 horas y se caracteriza por inquietud, vocalización y comportamiento de preparación del nido. Algunas gatas que son normalmente cariñosas pueden mostrar signos de agresividad a medida que se aproxima el momento del parto.

2.Fase de expulsión de las crías
En el caso de la gata, una vez iniciada esta fase, los gatitos suelen ser expulsados rápidamente con relativamente pocas contracciones abdominales, pero a menudo con un gran chillido.
El primer gatito tarda, como media, unos 30-60 minutos en nacer y el intervalo entre la expulsión de los restantes gatitos varía de 5 a 60 minutos.
La mayoría de las gatas cortarán el cordón umbilical, y se comerán la placenta y limpiarán a los gatitos sin necesidad de asistencia.
Frecuentemente lamerán al primer nacido mientras continúa el parto. A veces, esta fase se subdivide en dos partes, descansando la gata durante 12 a 24 horas entre la expulsión de dos tandas de gatitos.
El nacimiento propiamente dicho dura comunmente unos minutos y los pequeños se presentan generalmente de cabeza. Tras la expulsión del gatito, la madre corta el cordón umbilical con los dientes y despoja al recién nacido de la membrana embrionaria. Después lo lame, para secarlo y para estimular su actividad pulmonar.

3. Fase de expulsión de las placentas.
En la gata la expulsión de la placenta tiene lugar normalmente una vez expulsados los gatitos, siendo consumida por la madre. Esto lo hace por higiene y porque la placenta contiene sustancias y hormonas que facilitan el nacimiento del resto de la camada.

Cuando nacen los cachorros normalmente la madre corta el cordón umbilical, pero a veces, en contados casos, esto no ocurre y deberemos ser nosotros quienes lo hagamos.
Podemos hacerlo de dos formas: por tracción opuesta de las dos manos: una vez que el gatito ya respire, mediante los dedos índice y pulgar de cada mano a unos 5 centímetros del cuerpo del cachorro y después de ligar con un hilo grueso el cordén umbilical cerca del ombligo y exprimirlo para vaciarlo de sangre.
La otra forma consiste en hacer dos ligaduras (amarres fuertes) con un hilo en el cordón umbilical y cortarlo entre ambas ligaduras con una tijera. Esta segunda forma es la menos aconsejable. Sólo debe realizar este procedimiento si se trata de una verdadera emergencia.
Es conveniente estar con la gata por si necesitara ayuda, aunque hay gatas que prefieren estar solas y no ser molestadas.
Si el parto se extiende durante muchas horas sin que nazcan los gatitos y la gata se ve muy agitada o nerviosa, debe acudir al Veterinario.
En la gata los partos difíciles no son frecuentes, pero se debe acudir de urgencia al Veterinario si se observan contracciones infructuosas durante más de una hora o si se observa durante el parto gran cantidad de flujo vaginal teñido de sangre.

Sobre los gatitos
Los gatitos nacen ciegos y tardan entre diez y quince días en abrir los ojos, aunque el algunas razas los abren antes. Nacen con la orejas pequeñitas y muy pegadas a la cabeza para favorecer el alumbramiento y con uñas blandas para evitar hacer daño a la madre.
Una vez que la gatita ha dado a luz, si queremos esterilizarla debemos esperar un mes después del parto.

Lactancia
Los gatitos comienzan a mamar apenas nacen y continúan alimentándose exclusivamente de leche materna hasta el primer mes de vida, período en el que comienzan a salirles los primeros dientes.
En esta etapa la leche de la gata disminuye y comienza a alejarse de sus hijos.
Si los gatitos (no recien nacidos) están muy flacos algunos veterinarios recomiendan darles leche descremada o agua con cereal de arroz para bebés como complemento, porque no pueden digerir otros tipos de alimentos.
Si la gata abandona a los cachorros podemos criarlos con biberón, aunque es una tarea ardua y difícil, ya que deben ser alimentados cada dos horas.
Si este es el caso podemos comprar reemplazos de la leche materna de gata en los grandes supermercados o tiendas de mascotas, pero debemos tener en cuenta que con este método los gatitos no adquirirán las defensas que le proporciona la leche de sus madres y puede que sobrevivan.
No es conveniente darle leche de vaca o preparaciones lacteas para bebés porque su composicion no es la adecuada para los gatitos recién nacidos y puede enfermarlos e incluso causarles la muerte.
La demanda de los gatitos lactantes por leche continuará aumentando durante alrededor 20 a 30 días. Por lo tanto, la demanda de comida y agua por parte de la hembra aumenta durante este período.
La hembra puede tener que ser alimentada dos o tres veces al día. Debe tener siempre agua fresca en un recipiente limpio a su alcance. El alimento seco debe ser suministrado humedecido durante la lactancia, para aumentar la ingesta de la hembra y para alentar a los gatitos a empezar a mordisquear alimentos sólidos.
Cuando tienen de tres a cuatro semanas de vida, el interés de la hembra por amamantar decrece y comienza el proceso del destete.
La comida humedecida en un plato poco profundo (el mismo plato que la hembra si este es lo suficientemente poco profundo para que puedan comer los gatitos) debe estar disponible para los gatitos durante varias horas cada día.
En este período, la ingesta de comida de la hembra decrecerá gradualmente. Cuando deje de amamantar a los gatitos el consumo de comida de la hembra debe estar nuevamente cerca de los niveles de mantenimiento normales.

No hay comentarios: