PUBLICA COMPLETAMENTE GRATIS

SOLO BASTA QUE NOS ENVIES UN MAIL A NUESTRO CORREO ELECTRONICO CON TU CLASIFICADO Y FOTOGRAFIA....YA SEA POR VENTA,BUSCA NOVIO (A),EXTRAVIADO O SI SOLO DESEAS ENVIAR UN ARTICULO CON LO QUE REPRESENTA TU MASCOTA PARA TImailto:mascotasconcentidas@gmail.com
Google

viernes, 14 de septiembre de 2007

La importancia de decir NO a un ser no deseado


Mi nombre es Pancho y quiero contarles mi historia ya que yo fui un
regalo, tal vez de 14 de febrero, tal vez de navidad. No lo
recuerdo, solo sé que fui un regalo de alguna fecha significativa.
Era un precioso cachorro cruza de Maltés con "French" así que podrán
imaginar tal vez como soy del tamaño de un Maltés pero con el pelo
de un "French" y mi colita parece como si hubiera sido cortada pero
así es de nacimiento, degenere de raza, creo así le dicen los
Médicos.
Cuando llegue a la que sería mi casa, era un precioso cachorrito al
cuál le llevaban a todos lados. Cuando tenían que salir a trabajar o
a la escuela, me dejaban en un patio trasero algo reducido, pues
solo había espacio para la lavadora y para mí, al sentirme solito yo
les llamaba aullando para así ver si respondían a mi llamado, pero
no llegaban, me cansaba de llorar y aullar hasta quedarme un ratito
dormido.
Así fui creciendo y me fueron dejando poco a poco. Ya no era aquel
precioso nene consentido que llevaran a todos lados; ahora habían
cambiado. Me dejaban salir a la calle solito, cuando ellos se iban a
sus trabajos y escuelas, me dejaban en la calle, empecé a vagar no
lejos de mi casa, al ir tomando confianza me alejaba más. Algunas
veces me libré de ser atropellado, otras solía ir a un mercado a
buscar comida, pues yo sentía hambre y de algún modo tenía que
mitigar a mi pancita que lloraba., mi pelito ya era puros nudos y
"uff" qué comezón tan tremenda: tenía tierra y pulgas.
Un día recuerdo que encontré una bolsa de tortillas duras y
remojadas pues había llovido por la noche, alguien me vio y se
siguió pues llevaba otro como yo pero con una correa, movió la
cabeza y al poco rato regresó y me dió un buen plato de comidita
caliente y hummm riquísima. Así fue sucediendo día tras día, ya
tenía yo comida por la mañana y por la noche algunas veces.
Recuerdo que un día las personas me encontraron por la mañana y
estaba tosiendo, trataron de darme algo pero yo gruñí tan fuerte que
me dejaron en paz, pero no me salvé, ya que eso mismo lo pusieron en
la comida, sabía raro pero me sentí mejor, recuerdo que algunas
veces no dormí en mi casa como era habitual sino en la casa de las
personas que me alimentaban.
No se qué sucedió; sólo sé que un buen día cambié de un lado para
otro, me bañaron y llevaron a la peluquería, pues en el baño me
habían trasquilado y quedé horrible por los nudos que traía, les
escuche decir "estará aquí mientras sus dueños se van de vacaciones
de fin de año y regresaran por él".
Han transcurrido 5 años o tal vez más y aunque algunas veces he
llegado a ver a mis primeros dueños, ya no sé si me sentiría a gusto
nuevamente con ellos y menos ahora que tienen una perrita "French",
a la cuál parece que le dan lo que a mí me negaron, es bueno saber
que han aprendido la lección y a ella no la veo en la calle y ya
tienen un buen tiempo con ella.
No sé aquí qué fue en mi caso, el factor "falta de tiempo" o el no
haber dicho un no a tiempo ante un regalo que no deseaba en ese
momento, yo fui regalado a una mujer por su novio, de eso se
enteraron mucho después mi familia actual y algunas veces ese
muchacho fue a verme y me permitieron salir con él al ver la
felicidad que mostraba al verlo, pero ya no regresó más.
La importancia en este caso de esa muchacha que no supo decir NO es
que me permitió encontrar una familia que me valorizó y ha sabido
darme amor, afecto y cuidados, pero ¿cuántos como yo no tienen esa
suerte y andan vagando, o son perros de azotea? Yo tengo la fortuna
de tener mi camita y si quiero dormir en algún sillón o si quiero
dormir en el suelo cuento con un tapetito que cuando siento frío me
acuesto en él.


jueves, 13 de septiembre de 2007

Los cuidados en la vejez del perro


Los avances en nutrición y en medicina han conseguido aumentar la esperanza de vida del hombre y también la de su mejor amigo: el perro. Pero, de la misma forma que tiene lugar la aparicion de ciertos achaques en la vejez del ser humano, el mundo canino no está exento de padecer enfermedades asociadas a su particular 'tercera edad'. Los síntomas externos que nos alertarán para que empecemos a vigilar la evolución de nuestra mascota, serán las canas localizadas en los pies y en la parte que rodea al hocico. También nos servirá de alarma una mayor reticencia al ejercicio y a la actividad en general.

Es muy importante que estemos pendientes del comienzo de la edad madura del perro acudiendo al veterinario de forma periódica, ya que de la observación, el análisis y las pruebas realizadas, se pueden extraer desde problemas auditivos, visuales u obesidad hasta dolencias que pueden afectar a partes indispensables de su organismo, haciendo acto de presencia la insuficiencia renal, los trastornos gastrointestinales, las enfermedades cardíacas o el cáncer.
Ayúdale a vivir feliz
Existen una serie de cuidados geriátricos imprescindibles que nos pueden ayudar a ofrecerle a nuestro animal un buen mantenimiento en la recta final de su vida. Hay que tener en cuenta antes de nada que, dependiendo del peso del perro ante el cual estemos, la vejez y la longevidad varían. En ejemplares de hasta 10 kilos, es decir, perros pequeños, la vejez tiene lugar a partir del octavo año de vida, mientras que la longevidad puede alcanzar hasta 13 años. Los perros medianos, de entre 10 y 25 kilos, pueden llegar a vivir hasta 12 años de media y se les considera ancianos a partir de los 7, un año después que la de los perros grandes, ejemplares cuyo peso está entre los 25 y los 40 kilos, alcanzando la longevidad incluso a la década. Por último, los perros gigantes, que sobrepasan los 40 kilos, inician su vejez entre los 5 y los 6 años, mientras que su esperanza de vida ronda los 9 años.

La raza también es un factor genético decisivo en la longevidad de los perros. Por norma general, los pertenecientes a una raza pura disfrutan de una vida más corta que los ejemplares que han surgido de cruces. Tradicionalmente, los canes mestizos resisten mejor las enfermedades. El lugar donde viven también influye puesto que un perro que ha crecido en una casa, estará mejor cuidado y mejor alimentado que uno callejero.

Uno de los puntos esenciales que incide en la calidad de vida una vez alcanza nuestro perro la vejez, es la planificación de visitas al veterinario. Resulta esencial que contemos con la ayuda y el consejo profesional de un experto ya que él nos pondrá sobre aviso de cuáles son las medidas que debemos tomar ante la nueva etapa de nuestro mejor amigo. Hoy en día, podemos optar por la puesta en marcha de programas especialmente indicados para ayudar a nuestro perro a sobrellevar su edad avanzada. Estos programas contemplan la realización, entre otras pruebas, de análisis de sangre, exámenes físicos completos y electrocardiogramas. El fin que se persigue es detectar lo antes posible la gestación de un posible problema de salud, para poder obrar en consecuencia.
Hacer frente a la vejez
El primer consejo que se da desde las consultas veterinarias es la paciencia. La vitalidad que conocimos en nuestro fiel compañero va apagándose poco a poco. Sus saltos y carreras van haciéndose más escasos y pierden potencia. Suele ser común su permanencia en algún lugar sin moverse. Para que esté más cómodo será necesario que le proporcionemos un lugar de descanso más blandito, con una manta o con alguna tela acolchada. Este aspecto es más importante de lo que se piensa puesto que una superficie dura puede devenir en callosidades y úlceras.

Aspectos como la vista y el oído son ahora menos eficientes, por lo que a veces nuestro perro parecerá desorientado ante nuestra llamada, tardando más en reaccionar. Por tanto, no debemos pensar que no nos obedece, porque no se trata de eso. Prestaremos especial atención a este punto en los paseos diarios, ya que no sólo el perro acusará más el cansancio siendo el paseo más corto, sino que cuando lo dejemos suelto y lo llamemos quizá no nos oiga. Es fundamental que lo vigilemos cuando salgamos a la calle y que nunca le dejemos solo, con el fin de evitar que se pierda.

Necesidades alimentarias
El aspecto de la movilidad está relacionado intrínsecamente con la alimentación de los ejemplares ancianos: al reducirse la actividad, bajan las necesidades calóricas. Un perro próximo a la senectud irá demandando físicamente una ingesta menos generosa para seguir en su peso idóneo. Tenemos que prestar atención a que coma según las calorías necesarias. Si no, corremos el riesgo de que sufra obesidad al comer más de que lo esencial, colocándose su peso en un 20% más de lo habitual. También puede darse el fenómeno inverso, es decir, que pierda apetito y adelgace. Tanto en un caso como en el otro, la dieta que nos encargue seguir el veterinario debe cumplirse íntegramente para que se mantengan los niveles correctos de minerales, proteínas y vitaminas. En el caso de la obesidad, deberemos complementar el régimen con el ejercicio regular.

La insuficiencia renal y los problemas cardíacos son males que, si no se tratan debidamente, pueden resultar mortales. Las disfunciones en el riñón acarrean graves consecuencias porque incapacita al perro en tareas del organismo que antes eran automáticas, mientras que las cardiopatías se acentúan con el paso del tiempo volviendo el trabajo de bombear la sangre para el corazón, en un esfuerzo cada vez más costoso. Por otro lado, el cáncer también puede afectar a nuestro animal de compañía en forma de tumores. Se recomienda que periódicamente se palpen los ganglios de la papada para ver si están inflamados, con el fin de detectar lo antes posible un posible cáncer linfático.
Mímale, se lo merece
Ha pasado toda su vida dándote cariño así que, en sus últimos años a tu lado, tendrás que aplicarte para que los viva de la mejor manera posible. Una vez controlado su estado general de salud mediante el control médico y la alimentación adecuada, atenderemos otro tipo de condicionantes más estéticos. Tu perro ganará mucha más confianza en sí mismo si te preocupas por acicalarle a menudo. Un buen cepillado activará su circulación y le proporcionará un pelo menos enredado y más brillante. El cuidado de su manto implica también la posibilidad de darnos cuenta de síntomas de alopecia, dermatitis o el hallazgo de bultos cuya condición debe diagnosticar el veterinario.

Nuestra mascota canina nos agradecerá también que estemos al tanto del crecimiento y buen estado de sus uñas. Es recomendable que la tarea del corte se deje en manos profesionales, pero sí tendremos que cuidar que las uñas crezcan de forma normal puesto que si lo hacen en un sentido no habitual pueden enquistarse por debajo de la piel, lo cual resulta muy doloroso para nuestro perro.

Por último, los dientes también deben ser revisados con periodicidad. Algunos perros reducen inevitablemente la cantidad de comida al día porque mover su dentadura para masticar les duele al haberse vuelto blandos sus dientes y sensibles sus encías. La higiene dental canina nos exige cepillar sus dientes con regularidad para evitar la formación de sarro. Podemos recurrir igualmente a comida seca, galletas duras o huesos especiales que ellos mismos muerden y que limpian su dentadura.

Cariño ilimitado, paciencia y cuidados físicos y médicos bastarán para que tu perro sobrelleve de la mejor manera posible la madurez que él se merece.







martes, 11 de septiembre de 2007

ALGO IMPORTANTE SOBRE LOS CONEJOS


La explotación del conejo como animal de granja ha dado paso a su consideración como animal de compañía, dado que su convivencia es fácil y se complacen en ser acariciados y cuidados. Además de que viven muy bien en la vida doméstica.Según huellas encontradas en el continente africano, los científicos han otorgado al conejo una antiguedad de tres millones y medio de años. Los conejos no pueden compararse a los perros o a los gatos como animal de compañía, sin embargo tienen otras ventajas como que son poco ruidosos y se pueden instalar en un pequeño espacio en donde no se podría tener a un perro o a un gato.
Características
Los conejos son animales graciosos, que se desenvuelven muy bien en cautiverio, no son molestos y no despiden malos olores si su jaula es aseada con la frecuencia necesaria. Al igual que los roedores cuentan con unos dientes incisivos que crecen contínuamente y que necesitan desgastarse. Sin embargo los conejos no son roedores, más bien podrían compararse a los hámsters, gerbos o chinchillas como animales de jaula pero con un mayor tamaño que se presta más a acariciarlos, así mismo poseen una esperanza de vida mayor, llegan a vivir hasta 10 años y requieren menor atención que un perro o un gato.
Reproducción
Los conejos son mamíferos que alimentan a sus crías con leche, su capacidad para multiplicarse convierte en labor fácil su cría. La elevada fertilidad de la hembra se debe a que no cuentan con un periódo específico durante el cual se muestre más receptiva al apareamiento. Puede mantener una copulación y pocas horas después producirse un ovulación. Transcurrido un mes dará a luz a sus pequeños. Una coneja puede procrear de 5 a 6 camadas al año con un promedio de 6 a 8 conejitos cada una, al cabo de 8 semanas se producirá el destete de sus crías.
Manejo
Una regla importante que debemos recordar cuando cuidemos a un conejo es: Un conejo, una jaula. La dimensión de esta dependerá del tamaño de nuestro conejo, los conejos chicos o de tamaño regular requieren una jaula de aprox: 80X50 cms. con 50 cms. de altura.
Los conejos requieren luz, ventilación y no dejarlos expuestos a corrientes de aire. Se recomienda una jaula metálica, de rejas de preferencia, con charola en el fondo que nos permita una mejor limpieza de ella a la vez que el conejo no se ensuciará de sus mismos excrementos, o bien un corralito donde puedan estar libremente.
No es frecuente que se hallen instalados en el interior de la casa, pero en algunas ocasiones han sido acostumbrados a vivir en ella. Si es así, tengamos cuidado de no pisarlos al dejarlos sueltos.
Si se va a dejar que el conejo corra libremente en el jardín o patio, es conveniente tenerlos en un corralito, así mismo tener cuidado en que el pasto no tenga insecticidas ni productos químicos ya que el conejo puede morderlo.
Buena parte del día el conejito lo dedicará a mordisquear y comer o en permanecer echado. Por lo que darle alguna ramita para que muerda sin que se lastime es una buena idea.
Algo nuevo que tenemos en +KOTA para los aficionados a los conejos, que hace más divertido su cuidado y convivencia con él, es la perchera para conejo, que nos permitirá pasearlo teniéndolo cerca, las hay en varios colores, pregúntenos por ellas.
Higiene
Los conejos son poco propensos a contraer enfermedades, en especial si están bien alimentados y se les realiza la limpieza adecuada. Debe limpiarse diariamente su jaula, pudiendo utilizar viruta ó paja como cama. Si se utiliza una jaula con charola, esta limpieza será mucho más fácil e higiénica. El conejo es un animal limpio y tiende a lamerse como los gatos, aunque debe dársele un cepillado periódicamente.
Alimentación
La dieta alimenticia de los conejos es sencilla. Los conejos deben ser alimentados todos los días además de proveerles también diariamente de agua fresca (de preferencia hervida o filtrada). Su alimento principal es la conejina la cual puede adquirir aquí en +KOTA, este alimento debe ser el básico de los conejos, es barato y fácil de conservar. Como complemento de su dieta alimenticia puede proveersele al conejito de algunas verduras como las zanahorias, lechugas y vegetales verdes.
Recuerde que los conejos son seres vivos que debemos cuidar y aprender a conocer, el cariño y cuidados que les proporcionemos no los compensarán con horas de diversión y de sana convivencia.
Los conejos no deben ser abandonados en bosques o parques, no podrían sobrevivir, por lo que si tienes una pareja de conejos no los mantengas en una misma jaula si no deseas tener más conejitos ya que su reproducción es muy fácil.
Razas
Existen por lo menos 40 razas distintas de conejos cada una de ellas con distintas variedades, entre las más comunes que puedes encontrar en +KOTA se encuentran:
* Criollo (Común)
* Belier
* Enano
* Rojo satinado
* Rex
* Mini Rex

lunes, 10 de septiembre de 2007

EL PARTO EN LAS PERRAS


Es difícil predecir el momento de parto, sobre todo si no sabemos la fecha exacta de la cruza. Generalmente la gestación dura 63 días, con un rango de 54 a 66 días. Todo esto es muy relativo, pero si la hembra sobrepasa los 67 días de gestación es bueno prevenir y consultar un médico veterinario. Hacia la última semana de gestación se pueden advertir los cachorros y sus movimientos, sobre todo cuando la madre está echada sobre uno de sus costados. Para entonces ya debemos disponer de un lugar cómodo y cálido para que ella de a luz a su camada.
La Preparación
A pesar de que muchas perras se las arreglan solas en el momento del parto, es aconsejable vigilar que todo vaya bien en el momento del parto, para prestar su ayuda en caso necesario. Al momento del parto es bueno estar preparado y tener unas tijeras esterilizadas, esto se puede llevar a cabo colocándolas durante 30 mins. en alcohol. Puede ser muy útil una toalla. Procura tener a la mano el teléfono de tu médico veterinario para poder recurrir a sus servicios dentro o fuera de su horario habitual. Sí la madre no elimina la membrana del cachorro el criador debe hacerlo rápidamente. El cordón umbilical puede ser pinzado o anudado, para luego cortarlo con 3 cm de longitud. Se deben contar las placentas, 1 por cachorro, generalmente la madre se la come al nacer el crío. En caso que no salgan todas las placentas, o que la perra presente fiebre post parto, debe consultar a su médico. La perra gestante comenzará a prepararse para el parto alrededor de los 3 a 7 días antes de que éste inicie. La hembra busca el lugar adecuado para dar a luz a sus cachorros. Lo más adecuado es proporcionarle una caja o canasta con ropa vieja para que la acomode a su gusto. Algunas perras que están demasiado consentidas, elegirán la cama de sus propietarios para dar a luz, ya que es ahí donde se sienten más tranquilas. Se recomiendan generalmente las cajas de parto, esta caja deberá tener bordes de 10 centímetros de alto aprox., para que los cachorros no puedan escapar o caerse; o una casa a la que se le pueda levantar el techo para manejarlos. La cama puede estar compuesta por papeles picados, trapos viejos o aserrín, aunque este último es incomodo sobre todo en razas de pelo largo, ya que el aserrín se pega, enreda y ensucia el pelo, y la viruta de madera aunque es una excelente cama para perros de más de 2 meses y de pelo corto, no es recomendable, ya que corta las almohadillas de los bebés, y las fibras de la madera pueden ser ingeridas por estos. Lo mejor al momento del parto, según mi experiencia es el papel periódico cortado en tiras, que puede ser cambiado a medida que nacen los cachorros. Luego se puede poner una cama de esponja, que este cubierta por una manta que se debe cambiar a diario. Una de las principales causas de muerte de los cachorros recién nacidos es la pérdida de calor después del nacimiento; si no se cuenta con calefacción en el lugar donde está la perra con sus cachorros, debe prepararse una caja o un cajón con mantas y cubrirla durante la noche. Para este fin son muy útiles los focos infrarrojos, la temperatura ideal al momento de parto es de unos 30º a 35º C; no debemos olvidar que los cachorros aun no han desarrollado su sistema termorregulador y un clima frío puede matarlos.
El Momento del Parto
Los primeros signos de parto son: La hembra hace nido, aunque esto puede suceder 1 a 2 semanas antes. La vulva aumenta de tamaño, y elimina una secreción transparente y cristalina. Rechazo del alimento, aunque no siempre sucede. La última semana la hembra puede tener una baja en la temperatura rectal de 38ºC a 37.5ºC esto puede advertirse en la mañana o al anochecer. Pero 48 a 24 horas del parto la temperatura baja a 37ºC, este es el signo más certero de un parto inminente. Las contracciones indican que el trabajo de parto ha comenzado, estas se pueden visualizar fácilmente. Generalmente los cachorros nacen sin problemas, con intervalos de 2 horas, aunque en camadas grandes pueden ser pocos minutos. En este caso hay que ayudar a la madre a eliminar la membrana que los cubre, rompiéndola en la zona de la nariz, para dar lugar a la respiración. Cuando se presenta un cachorro de pie, generalmente no hay problemas, pero en caso de que la cabeza quede atrapada en el canal de parto, se puede esperar a que se presente la siguiente contracción y ayudar a que salga manipulando al cachorro con 2 o 3 dedos (no olvidar ponerse guantes estériles). En estos casos es bueno avisarle al médico veterinario que el parto se presentará, para disponer de su ayuda rápidamente. En la primera fase, la perra ya ha buscado un lugar tranquilo, se muestra inquieta e inapetente, al mismo tiempo que su respiración es superficial la temperatura corporal baja a 37º C y se lame la vulva a menudo. Esta fase dura algunas horas y en ella se produce la dilatación cervical. No debes interferir si las cosas siguen su curso natural. El período de parto normal oscila entre doce a veinticuatro horas, y en algunos casos, principalmente si son primerizas, el tiempo se puede prolongar hasta treinta y seis horas. La perra debe parir en su propio ambiente; si se intenta albergarla en un ambiente extraño la hembra no se calmará, los nacimientos se retrasarán y la camada entera puede perderse. El parto se inicia con Los primeros esfuerzos de la perra en sus contracciones para expulsar al primer cachorro, que ya está situado en el ''canal del parto". Antes de que pasen las dos horas posteriores a la primera contracción, nacerá el primer cachorro. En caso contrario AVISA DE INMEDIATO AL VETERINARIO. Los cachorros suelen nacer con todas sus bolsas membranosas. Se trata de la placenta, que es de un color verdoso. Normalmente no verá este color hasta después de que el cachorro haya nacido. En algunos casos, la bolsa se rompe durante el parto, y la placenta —que está unida al cachorro por el cordón umbilical— sigue al cachorro. A veces nacen dos o tres cachorros hasta que aparecen las placentas. Trata de controlar que haya tantas placentas como cachorros, pero deja que la perra se coma alguna si quiere hacerlo; ello es bastante normal y ayuda a la hembra. La perra quitará las placentas a sus cachorros desgarrándolas con sus dientes y cortando el cordón umbilical. Ayúdala sólo si parece que descuida a algún cachorro. A continuación, límpialo vigorosamente con una toallita caliente hasta que chille con fuerza., PERO SOLO SI ELLA NO PARECE OCUPARSE DE ESTO. No dejes que secoma todas las placentas, limita a dos el número máximo, ya que un exceso podría producir constipación o algún otro problema intestinal serio. Entre un nacimiento y otro suele haber unos 20 minutos de descanso. Si la perra hace esfuerzos durante dos horas sin que nazca ningún cachorro AVISE AL VETERINARIO. Los cachorros sanos y vivaces, querrán mamar casi inmediatamente, y buscarán el olor de la madre y de la camada. Si nota que algún cachorro intenta alejarse de la madre y no acepta mamar es que las cosas no marchan bien. Lo ideal será que un especialista se ocupe, pero hasta que llegue se puede incentivar al cachorro frotándolo vigorosamente con una toalla caliente y quitar todos los restos de liquido que pueda haber en sus fosas nasales. Tenga en cuenta que en los primeros días de su vida, no son capaces de regular su propia temperatura, y Ud. deberá asegurarse de que estén en el ambiente cálido que la perra les proporciona. Es una buena idea que el veterinario haga un examen postnatal.
La Lactancia
El período de la lactancia dura de 6 a 8 semanas. El destete se deberá iniciar hacia la 4º semana ofreciendo a los cachorros alimento sólido. Así también permitiremos que la madre no sufra tanto desgaste. Es recomendable que la hembra se alimente durante esta etapa con un alimento para cachorros; el consumo de alimento por parte de la madre será bastante más elevado que en cualquier otra etapa de su vida. Además, necesita más energía para produdir leche suficiente para toda la camada.
Algunos consejos
Entre un cachorro y otro se le puede ofrecer a la madre algún liquido para beber, como leche tibia con azúcar. Es bueno que el parto sea presenciado, generalmente las perras se sienten más tranquilas cuando están acompañadas de sus amos (sin tumultos).


martes, 4 de septiembre de 2007

Entrenamiento de un perro sordo

Por: Roberto Harold

Entendiendo el entrenamiento de un perro sordo.

Aprender que su nuevo cachorro es sordo es el primer obstáculo que cualquier propietario debe aceptar. Aunque aprender a entrenar a un perro sordo no es muy diferente de entrenar a uno que escucha, puede costarte un poco de trabajo aprender que tu perro es sordo.

No necesitas usar ningún método diferente en la capacitación de perro sordo, solamente ejemplos diferentes. Entrenar a un perro sordo no toma más tiempo o mas esfuerzo. Los conceptos son los mismos, como los perros que escuchan aprenden los comandos a través de la repetición los perros sordos aprenden de la misma manera. Porque como humanos dependemos del habla para comunicarnos con otros, suponemos que los perros también lo hacen.

Los perros no entienden ni el ingles ni ningún otro idioma. Cuando dos perros se conoces, existe muy poca comunicación entre ellos. Ellos se dicen todo a través de estas dos formas. Usan el olfato y lenguaje corporal para comunicarse. Ladrar, agitarse y brincar son lo que los perros usan como comunicación y forma de interacción adicional, aunque no es la primaria.

Perros que compiten por títulos de obediencia requieren aprender señales con la mano. Perros que trabajan usan señales con la mano o lenguaje corporal para llevar a cavo su trabajo. Muchos entrenadores usan señales de voz primero y luego usan las señales con la mano. Estas señales son por mucho las más fáciles para que el perro aprenda. Por lo tanto, entrenar a un perro sordo no es tan difícil.

LSA = Lenguaje de Señas Americano

El entrenamiento de un perro sordo no quiere decir que tengas que contratar a un entrenador. Hay muchos libros al respecto y muchas de las señales con las manos pueden ser aprendidas de forma visual. Existe un dicho famoso que dice “puedes entrenar a un perro en 5 minutos, toma mucho tiempo mas entrenar al dueño”.

Consistencia es la primera y más importante regla acerca de entrenar un perro, aunque el perro sea sordo o no. No existen señales “equivocadas” para entrenar a un perro sordo; puedes usar lo que resulte más cómodo para ti. Algunas personas usan el Lenguaje de Señas Americano o LSA. Es el mismo tipo de señas que se usa para personas sordas. La ventaja de usar LSA para entrenar un perro sordo, es que cualquiera que pueda hacer las señas puede comunicarse con el perro.

Existen algunos dueños que inventan sus propias señas. Sin embargo, muchos de los dueños que entrenan a perros sordos, usan una combinación de LSA y sus propias señales. Pero cualquier señal con la mano que escojas serán adecuadas para ti y tu perro.